auto club de cuba directiva

El Auto Club de Cuba, al igual el Automóvil Club de Cuba, fue fundado en La Habana en el año 1914.

Con la llegada de los primeros automóviles a Cuba a principios del siglo XX, no fueron pocos los entusiastas relacionados con el mundo del timón que rápidamente se asociaron en clubes automovilísticos.

Uno de los primeros clubes fundados, fue el “Auto Club de Cuba”. Este se construyó el 11 de diciembre de 1914 en un local ubicado en los altos del edificio Politeama. El edificio emplazado en lo que es actualmente la Manzana de Gómez, fue la sede de uno de los más importantes teatros de La Habana.

Edificio Politeama ubicado en el lugar de la actual Manzana de Gómez.

El “Auto Club de Cuba” en ocasiones se confunde con el “Automóvil Club de Cuba”. Esto se debe a la semejanza en los nombres, pero ambos eran dos clubes diferentes. El “Automóvil Club de Cuba” se fundó en el hotel Miramar de Prado y Malecón, el dia 1ro del mes de mayo de 1914.

¿Con que objetivos se fundó el Auto Club de Cuba?

Según se expresa en los documentos fundacionales, la creación del club automovilístico buscaba alcanzar 3 objetivos principales:

• Cooperar en el mejoramiento moral y material de la profesión de “chauffeur”. Además de fomentar y estrechar los lazos de unión y compañerismo entre los asociados.

• Proteger a los asociados de los riesgos y peligros relacionados con la profesión de “Chauffeuer”.

• Contribuir al mejoramiento de la seguridad publica en el tráfico por las ciudades y carreteras de Cuba.

La directiva del Auto Club y sus sedes.

El primer presidente del Club fue el Señor José Gracia, el vicepresidente Juan Muñiz, el secretario Víctor Vázquez y el Tesorero Víctor Dermy.

La comisión de ingreso al club estaba integrada por José A. López, Antonio Pereira, José R. Fernández, Antonio Fente y José Diaz.

El 17 de enero de 1915 se declaró la revista “Cuba Automovilista” como órgano oficial de la institución. Esto ocurrió en reunión ordinaria que se celebró por la directiva del club en el local sito en Neptuno No 65.

Portada de la revista «Cuba Automovilista»

La revista Cuba Automovilista que se fundó en octubre de 1913, fue acogida por unanimidad por los miembros del club. Su director, el Sr José Ramon Fernández, ofreció las oficinas de la revista como sede del club hasta que pudiera adquirir un local propio.

El 1ro de febrero de 1917 se trasladó la sede del “Auto Club” para los altos del edificio del Centro Castellano. El mencionado edificio se encuentra ubicado en la esquina de las calles Egido y Dragones.

Los tipos de socios con que contaba el El Auto Club.

Los socios del club se clasificaban como Socios de Honor, Socios protectores, Socios Fundadores, Socios de número y Socios de mérito.

Los socios de honor eran los que, por sus relevantes dotes o significación social, honraban con su nombre a la sociedad; incluso aunque no tuvieran un certificado que los acreditara como “Chauffeur”. Estos no tenían derecho a recibir los beneficios del club.

Los socios protectores eran los que, siendo mayores de edad y por su entusiasmo, cariño, buenas costumbres e interés fundado en la prosperidad de la sociedad; abonaban la cuota ordinaria establecida y renunciaban a los beneficios establecidos. Para ello no era necesario que tuvieran un certificado que los acreditara como “Chauffeur”.

Edificio de Egido No 504. En su planta alta estuvo la sede del «Auto Club de Cuba».

Socios fundadores eran aquellos que estuvieran inscritos en el libro de registro social del club hasta el día 31 de diciembre de 1914 a las 12:00 pm. Este tipo de socio tenía derecho al goce de todos los beneficios. La condición de «Socios fundadores» la ostentaban 64 socios del club.

Los socios de número eran todos aquellos inscritos en el libro de registro social del club a partir del 1ro de enero de 1915. Este tipo de socio gozaba de todos los mismo derechos y beneficios que los socios fundadores.

Los socios de mérito eran aquellos fundadores o de número que hubieran ingresado al club a otros 10 miembros; o que habían prestado un servicio de tal importancia que a juicio de la junta general mereciera ese título.

De los requisitos exigidos a los socios del Club.

Para tener la categoria de socio fundador o de número, era requisito indispensable poseer certificado de “Chauffeur” que se expedia en la república de Cuba.

También se le exigía haber ejercido la profesión de Chauffeur en Cuba por al menos 1 año. Haber conducido 2 automóviles de diferentes marcas y no haber sufrido accidentes que motivaran la intervención de la justicia.

Acta de la reunion de constitucion del «Auto Club de Cuba», 1914.

Entre las cualidades que debian tener los socios, decía el reglamento del club:

“Ser honrado, de buenas costumbres y no haber sido condenado por los jueces producto de haber cometido acto deshonroso”. No tener más de 45 años.

Entre los socios protectores del club en el año 1917, se encontraban figuras y entidades reconocidas del automovilismo en la isla:

Zárraga Martínez y Cía., Suarez y Crespo, Manuel J. Carreño, F. A. Bermúdez, Petriccione, Cía. de Accesorios de Automóviles, Oscar Borrell, Dr. Ramírez Ramos, Armando Parajón.

La bandera del Auto Club de Cuba.

La bandera del auto de Cuba se presentó al público en 1916. La presentacion se hizo en los salones de exhibición de los automóviles Overland en San Rafael y Consulado. El diseño de la bandera estuvo a cargo del presidente del club para esa fecha, que era el Sr Valeriano Oliva. La confección la hicieron las hermanas del convento de “Las Reparadoras” de La Habana.

Bandera del «Auto Club de Cuba» en los salones de exhibicion de Willys Overland.

En el numero de enero de 1917 de la revista Cuba Automovilista , se describe el diseño de la bandera:

“Una franja blanca que se bifurca atravesándola diagonalmente representa la sinuosidad de la carretera; en el centro una gran rueda de automóvil entrelazada con el monograma de la sociedad. El fondo es de un delicado color verde.”

Ceremonia de bendicion de la bandera del «Auto Club de Cuba»

El 18 de noviembre de 1916 se bendijo la bandera del auto club en una ceremonia religiosa oficiada con este motivo. El acto fue realizado en el marco de la celebración por el día de “San Cristóbal”, patrono de los Chauffeurs. La celebración que se reportó por varios diarios de la época, se llevó a cabo en una finca llamada “La bien aparecida” en la zona de Luyanó.

La insignia del Club.

La insignia del club que tambien se encuentra en el centro de la bandera. Es una rueda con las letras iniciales del nombre del club entrelazadas en el centro. Debajo de las iniciales el numero 1914 correspondiente al año de fundación de la institucion.

Con el tiempo la insignia fue evolucionando hasta quedar en una versión similar al original. A esta se le adicionó la inscripción del nombre del club sobre el borde de color azul. Las letras empleadas eran de color blanco.

Registro de nombre comercial del «Auto Club de Cuba»

En el año 1936 la insignia del club aparece registrada en el registro de marcas y patentes de La Habana con el Numero 47369. La inscripción se solicitó por quién fuera su secretario para la fecha, el Sr. Jesús Cifuentes Pascual y su objetivo era amparar el nombre comercial del club.

Según consta en el registro, para esa fecha el club tenía su sede en la calle San Miguel No 131.

El destino del Auto Club.

Sobre el Auto Club de Cuba aún quedan elementos por investigar: Su funcionamiento posterior a la década del 20. La única información encontrada posterior a esa fecha es el registro de marca comercial del año 1936.

La relación y papel del Auto Club en la arena internacional. Hasta el momento de escribir este artículo, solo se han encontrado referencias del «Automóvil Club de Cuba» como institución que tramitaba los permisos de aduana de los automóviles de otros clubes extranjeros.

Hasta el momento de escribir este articulo, no se ha encontrado referencia de que el Auto Club de Cuba perteneciera a la Federación Interamericana de Automóvil Clubes (A.I.A.C). Si existen evidencias de que el Automovil Club de Cuba estuvo registrado en esa institucion.

Tampoco se ha encontrado referencia sobre el destino del club despues de 1960. Posterior a ese año muchas de las asociaciones quedaron en un letargo porque sus miembros abandonaron el país.

Todos estas interrogantes ya forman parte de las investigaciones abiertas actualmente por Havana Car History. Nuestro principal objetivo es develar y ensamblar cada una de las piezas del rompecabezas que componen la historia del automóvil de Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!