MOFUCO, un combustible cubano a base de alcohol.

EL auge de la producción de alcohol de caña en la isla.

El establecimiento de la “Ley Seca” en Estados Unidos durante los años 1920-1933, propició un fuerte incentivo al contrabando de alcoholes hacia los Estados Unidos, tanto por embarques directos, como a través de las Bahamas.


Al estallar la segunda guerra mundial en 1939, el gobierno de Estados Unidos casifico el alcohol como material estratégico de tiempo de guerra.

La declaración del alcohol junto al agua y al ácido sulfúrico como materiales estratégicos, tenía su basamento en que los tres eran componentes indispensables para la fabricación de casi todos los productos esenciales en tiempo de guerra.


No menos importante fue el hecho de que se extendiera en la isla la utilización del etanol como combustible doméstico en la cocción de alimentos.

Debido al aumento sostenido de la demanda de alcohol en Cuba, en el período comprendido entre los años 1943 –1945 se alcanzaron las mayores producciones y fundaciones de destilerías.

El surgimiento de MOFUCO como combustible.

Con el auge de la producción de alcohol, el gobierno creo un ambiente propicio para la utilización comercial de mezclas de gasolina con alcohol.


La empresa Motor Fuel Company que según algunas fuentes pertenecía al grupo Arechabala, comenzó la comercialización de un combustible nombrado MOFUCO.

Este combustible bautizado como MOFUCO debido a las iniciales del nombre de su empresa productora, era una mezcla de 92% de alcohol, 5% de gasolina de Motembo y un 3% de benzol.

El objetivo de agregar benzol a la mezcla era aumentar la densidad del alcohol y disminuir su volatilidad. Con esto se evitaba que aumentara el poder de lavado del combustible sobre la película lubricante en el interior de los cilindros del motor.

La irremediable aceptación del combustible MOFUCO.

A pesar de que el precio del MOFUCO no difería mucho del de la gasolina, esa mezcla carburante se vendía en mayor proporcion que esta ultima. Un galón de gasolina tenia un precio de 27.5 ctvs., el de MOFUCO 26.5 ctvs. Y el de gasoil 11.5 ctvs.

La mayor aceptación del MOFUCO se debía a que la gasolina que se comercializaba en Cuba era de baja calidad y ocasionaba fallos en el funcionamiento de los vehículos.

Al tener alcohol en su composición, el grado de octanaje del MOFUCO era mucho mayor que el de la gasolina comercializada en la isla.

Publicidad de lubricante suministrado por la MOTOR FUEL COMPANY.


En los motores más antiguos y rudimentarios no se notaba la diferencia en el funcionamiento, pero en los mas modernos y con una tecnología mas refinada, se hacia evidente un molesto pistoneo en el momento que se le exigía más potencia.

Este fallo al que algunos llamaban cancaneo, era aún más evidente cuando el vehículo precisaba subir una cuesta.


Los motores a gasoil eran de una tecnología aún muy costosa para la época en comparación con un motor a gasolina de similar potencia. Por esta razon, aunque el gasoil era mucho mas barato, usar motores con ese combustible significaba una inversión inicial muy alta.

La emisión de un decreto de gobierno que gravaba los motores diésel al comienzo de su auge, fue algo que tambien tuvo influencia sobre la preferencia de uso de un combustible u otro. El mencionado decreto pretendía regular la merma en consumo de gasolina que en teoria provocaría la extensión del uso de aquellos motores.


El exito y la aceptacion de tan afamado combustible a base de alcohol, fue gracias tambien a una mezcla, pero en este caso de circunstancias tecnicas, politicas y legales que favorecieron la preferencia por su consumo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!