Ambar Motors Corporation, el distribuidor de General Motors fundado en La Habana en 1949.

¿Cómo llega General Motors en Cuba?

Los inicios de General Motos en Cuba se remontan a mucho tiempo atrás de la inauguración de Ambar Motor.

Alfred P Sloan, presidente de General Motors, visito Cuba por primera vez a fines de febrero de 1928 invitado por el Automóvil Club de Cuba, se celebraba en esa fecha, el II Congreso de Transporte por Carretera, organizado por dicha institución.

Sammy Tolón, un antiguo negociante de autos y promotor de Carreras, ex presidente de la Cámara de Comercio de Automóviles, fue designado a partir de 1936, representante especial en Cuba de “general Motors” en sociedad con el Sr. Modesto Muzelle; las oficinas de dicha representación estaban ubicadas  en la calle Prado No. 7, La Habana.

En Agosto de 1941 la casa matriz de General Motors compro la “Lawrence B. Ross Corporación S. A.”, una entidad cubana que desde años atrás representaba sus marcas de autos, la misma continuó operando como una subsidiaria hasta que fue fundada Ambar Motor Corporation.

La fundacion de Ambar Motors Corporation.

La empresa Ambar Motors Coporation, fue la distribuidora para Cuba de las marcas de automóviles fabricadas por General Motors (Cadillac, Oldsmobile, Chevrolet), se fundó en La Habana el 19 de enero de 1949 y su sede estuvo ubicada en la intersección de las avenidas de Infanta y 23 en el Vedado Habanero.

Publicidad de los camiones Chevrolet, La Habana, 1956.

El nombre Ambar Motors surgió de la unión de las primeras consonantes del nombre de su presidente Amadeo Barletta “Am” “Bar”.

La empresa contaba una plantilla de 200 empleados y más de 30 agencias y subagencias distribuidas a todo lo largo del territorio cubano, además de 36 representaciones para la comercialización de piezas legítimas General Motors y su propia marca de repuestos “Ambar Motors”. 

En su época contaba con uno de los talleres más modernos y mejores equipados de la capital cubana, con un paso vehicular promedio de 60 vehículos diarios, brindaba servicio de chapistería, pintura, mantenimientos y reparaciones, además de servicio de emergencia disponible las 24 horas del día.

Remolque para el traslado de autos de la Ambar Motors Corporation.

Según datos de la época, las ventas de Ámbar Motors en el año 1951, sobrepasaban las 7000 unidades entre autos Cadillac, Oldsmobile, Chevrolet; camiones Chevrolet y ómnibus GM. Tuvo como principales clientes, varias de las más importantes empresas de transporte, como la Cooperativa de Ómnibus Aliados, empresa en la que Amadeo Barletta, tenía intereses financieros.

La estructura de Ámbar Motors estaba compuesta por varias divisiones, entre las que se encontraban las de vehículos nuevos, vehículos de uso, piezas y accesorios de taller, Departamento Técnico, Departamento de publicidad y departamento médico. Contaba con oficinas en Nueva York y Miami Además del edificio ubicado en la Rampa Habanera, tenía una instalación al pie del paso superior de Vía Blanca, en el cual se ubicaban almacenes y talleres con capacidad para atender 150 vehículos diarios, dichas instalaciones estaban dotadas de un chucho de ferrocarril propio para la descarga de los vehículos que eran extraídos del puerto.

¿Quién era Amadeo Barletta?

Amadeo Barletta había sido propietario de la empresa Santo Domingo Motor Company, que era distribuidor de los productos General Motors en República Dominicana, dicha empresa fue fundada en 1920.

En el año 1935, Amadeo Barletta sale de Santo Domingo por un desacuerdo con el dictador Rafael Leonidas Trujillo.; se estableció en Cuba y asumió la representación de GM, además de actuar como cónsul de Italia; luego fue expulsado de la isla por sus relaciones oficiales y mercantiles con el fascismo italiano, por lo cual partió hacia Argentina, regresó a Cuba en el año 1946, fecha en que asumió nuevamente la representación de General Motors.

Sus relaciones con los gobiernos Auténticos le permitieron incrementar las ventas de los autos Cadillac para servicios oficiales del gobierno, Oldsmobile para los patrulleros policiales y camiones para el Ejército y otras dependencias, logrando establecer el récord de vender el mayor número de Cadillac fuera de EEUU.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!